Aclaraciones :

Por decisión propia del autor del blog, uséase yo, procuraré no poner enlaces ni fotografías. Si alguna vez lo hiciera, será foto con derecho de autor, que seré yo... Que luego viene el coco y nos cruje. Previsión, mi pequeño saltamontes, previsión.

domingo, 14 de abril de 2013

VEHÍCULOS, ANIMALES, SUCESOS


Sucede que el ser humano, al menos una gran mayoría de los que me rodean en el día a día, creen (creemos) que el planeta es nuestro por derecho y uso. Que la Madre Naturaleza es casi controlable y con ella, su fauna. Obviamente, sólo se trata de una mera ilusión, que tozudamente, es puesta pies en polvorosa día sí y día también, por la Señora Realidad.

En el post de hoy os contaré, alguna de las experiencias que he tenido a lo largo de mi vida con animales salvajes o no,  mientras circulaba en el interior de algún vehículo, en uno de esos hachazos humanos a la naturaleza llamadas carreteras o autovías. De ti depende que disfrutes la lectura y si te animas, nos relatas alguna tuya.

Os contaré tan solo tres de las experiencias más extrañas que me han ocurrido hasta ahora. Arranca este, mi peculiar Top 3 :


1   -   " Cerdos en la lluvia " :   

Encabeza este Top, por ser mi primera experiencia de este tipo, un suceso que me aconteció ya hace la friolera de dieciocho años. Recién sacado el carnet de conducir, y a bordo de mi primer coche, un Renault supercinco diesel, regresaba hacia mi casa desde Astorga hacia La Bañeza, por la antigua nacional seis. Llovía y el día era gris. En cierto punto de esa nacional y en cuestión de un kilómetro, se suceden dos cuestas poco pronunciadas  ( en coche ), tipo jorobas, pero que no te permiten ver lo que hay en la parte contraria de la cuesta.

Ocurrió que tras culminar la segunda, apareció la siguiente escena treinta metros delante de mi. Una camioneta detenida en mi carril, con la puerta abierta, tres coches con las luces de emergencia detrás, detenidos y al menos cinco cerdos de enorme tamaño, bailando sin control entre camioneta y coches, con dos personas tratando de meterlos otra vez en su lugar. Allí llegué yo, bloqueando frenos, girando volante, soltando frenos, tirándome al arcén para evitar el impacto múltiple, bloqueando frenos otra vez y acabando al lado del segundo coche, con varias personas con las manos en la cabeza mirando la escena. Esa vez, libramos todos y no pasó más, que una experiencia a relatar. Uffffffff #PorPoco


2   -   " Cara de Pánico " :   

He visto muchas cosas y muchos animales. En zoos, en granjas, en libertad, todo tipo de bichos. Pero jamás, jamás había visto una expresión tan humana como la que me mostró el animal del siguiente minirelato. Fue en algún lugar de Cuenca, hace unos seis o siete años. Salía de trabajar un turno de noche y volvía con mi compañero de aquellas hacia la pensión a descansar. Eran las siete de la mañana y faltaba una hora y media para el amanecer. Mi compañero conducía, por una carretera perfectamente asfaltada y con mucha vegetación en los laterales, encinas y abundantes arbustos. 

En cierto momento y con la escasa distancia lumínica de los faros delanteros, vimos un jabalí, de unos setenta kilos, cruzar a trote corto la carretera. Fueron dos o tres segundos, donde el jabalí no terminó de cruzar la carretera por mi lado, sino que, casi a punto de hacerlo, volvió la vista hacia el infernal montón de hierros y plásticos con luces que avanzaba hacia él y puso la cara de pánico más humana que nunca vi en animal alguno. Lo peor fue que, del susto que los tres teníamos, los dos actores principales se bloquearon y reaccionaron mal. Mi compañero no frenó a tiempo o no lo suficiente, y el animal, en lugar de huir dio media vuelta y trató de regresar a su punto inicial, sin tiempo para nada. El impacto fue medio, ya habíamos frenado bastante y el jabalí, por si no lo sabéis amigos y amigas mías, es uno de los animales más duros de España y parte del mundo.


Con la furgoneta detenida, y parte de la defensa destrozada, buscamos al animal. Pero este, seguramente sin daño alguno, había dirigido sus pacíficos pasos lejos de esos animales bárbaros, dotados de hierros humeantes y rugientes. Bien por él.


3   -   " Pero... ¿ eso era... ? ¿ Era un... ? " :   

Se os habrán cruzado bichos y bichos, pero te reto a que iguales/superes este. Hace unos tres años, mi pareja y yo nos dirigíamos a una bodega, donde habíamos quedado con unos amigos para cenar. Cogiendo la carretera que nos llevaría a Altobar de la Encomienda ( León ), de noche, las largas nos muestran una silueta negra al fondo, a unos cincuenta metros, comenzando a cruzar la carretera.

Ambos lo vimos y pensábamos que era un perro grande o animal similar. A medida que nos acercábamos y mientras el animal se agrandaba y adquiría una forma poco o nada familiar, cambiamos de opinión ¿ que era eso ? Saliéndose ya hacia campo abierto, la cercanía y las luces que destacaron forma y coloridos nos dejaron estupefactos. Casi acabábamos de atropellar a... UN PAVO REAL. 


Estuvimos casi dos minutos sin poder articular palabra, y os podéis imaginar las caras de los amigos cuando llegamos a la bodega y lo contamos. O_o


Más cosas me acontecieron con vehículos y animales, pero me gustaría saber de alguna tuya. Te invito a ello, otra vez : ))


POL


5 comentarios:

Gemma PM dijo...

Creo que la que mas me ha gustado ha sido la de los cerdos, porque además que recién sacado el carnet impresiona mas. Ahora de pasarnos esas cosas lo primero que haríamos seria, foto y twitter jejeje
Pues yo no cojo mucho el coche, de hecho no me gusta conducir y si lo cojo es porque no hay mas remedio. Por esa misma razón iba un día por la carretera y de repente sin saber de dónde, cruzó la luna una paloma con pinta de querer estrellarse. Yo reaccioné agachando la cabeza como si fuera a por mi y del volantazo que di casi me subo a una rotonda. Mis actos reflejos no los puedo controlar.
Muy ameno tu post de hoy para este domingo :)

Llamadme Pol... dijo...

Eso te pasó, porque en este país no se enseña bien a controlar nuestras reacciones a imprevistos al volante. Otra de taaantas cosas a mejorar. Es algo que se aprende ( con suerte ) con los kilómetros y la experiencia. A mucha gente ese tipo de sustos le ha costado más que un susto...

Como siempre, me alegra tu comentario : )) Nos leemos !!

Gemma PM dijo...

Eso es cierto, cuando me empecé a sacar el carnet le dije a mi profesor que me enseñara donde estaba todo y cómo se cambiaba una rueda o se ponían las cadenas. Cosas básicas. Su respuesta fue que no era necesario porque si pasa algo para eso están los seguros. Así se aprende aquí por desgracia. Un saludo.

Lunazul dijo...

Pues ni carnet, ni anécdota con animales en la carretera (si no contamos al resto de bípedos sobre ruedas).
Me han encantado los relatos. Quizá el que más el del jabalí, por ese comentario de expresión tan humana cuando realmente sea que el pánico es una expresión muy animal.
A ver si algún día me animo a sacarme el carnet y puedo "no contaros" una de esas :)).
Besos :*

Llamadme Pol... dijo...

Gemma : O_o Me dejas a cuadros...

Lunazul : La verdad, que no se si el jabalí o yo pusimos más cara de miedo, creo que ganó el. Sácate el carnet, pero no contribuyas con historias chungas XDDDDDDD