Aclaraciones :

Por decisión propia del autor del blog, uséase yo, procuraré no poner enlaces ni fotografías. Si alguna vez lo hiciera, será foto con derecho de autor, que seré yo... Que luego viene el coco y nos cruje. Previsión, mi pequeño saltamontes, previsión.

jueves, 28 de noviembre de 2013

EXCAVANDO : SECRETOS DE LA TIERRA



Sucede que, he pasado gran parte de mi vida excavando. Con diversos útiles o máquinas, en multitud de lugares de la geografía española. Con el tiempo, ya sabes que si vas a ir a cierta zona a trabajar, en según que época del año, lo vas a pasar más o menos mal, en función de la dureza y del tipo de terreno a trabajar.

A lo largo y ancho de mi vida laboral, he desenterrado una cierta variedad de cosas en según que sitios. No siempre fueron cosas valiosas, a veces ni siquiera curiosas. En otras ocasiones han sido cosas valiosas, que mejor no haber encontrado...

Se me antoja, como reflexión previa a contaros alguna anécdota, que excavar, es un poco como la política. Mientras más profundo excaves, más posibilidades tienes de encontrarte algo muy valioso o algo muy desagradable. Creo. 

Tengo que revelar, que en ocasiones, los maquinistas de obras públicas somos causantes de una u otra manera, de sucesos que acontecen directamente en las vidas de algunos/as de vosotros/as. En ocasiones. No siempre es culpa directa del maquinista, pero otras veces si. Al realizar una obra, especialmente si es importante, se suelen producir averías involuntarias, de mayor o menor gravedad, en otras obras previamente hechas. Hablo de tuberías de luz, gas, teléfono, ADSL, desagües o canalizaciones de agua, entre otras obras.

Teniendo en cuenta que llevo excavando desde hace más de tres lustros, he recopilado alguna que otra anécdota curiosa. Os contaré alguna.

Allá por el año mil novecientos noventa y ocho, estuve cerca de la localidad palentina de Carrión de los Condes. Todo lo que guardo en mente de aquella plantación chopera fue bueno... hasta que haciendo un hoyo de plantación, comenzaron a salir huesos... que no parecían restos animales... 
Llamadas de teléfono, aparición de guardas forestales y guardias civiles fueron todo uno. Se rumoreó que posiblemente era una pequeña fosa común de la guerra civil, pero lo cierto es que no sé en que quedó aquello, pues nos hicieron trasladar las máquinas a otra finca y nada más supimos. Si alguien de la zona recuerda algo de aquello, agradecería información.

Unos años después, fui el causante de una avería tan gorda, que salimos en los periódicos. Ocurrió en la localidad madrileña de San Martín de Valdeiglesias. Mi máquina y yo estábamos excavando en mitad de la localidad, en una calle que estaba siendo completamente restaurada. Además, coincidía que la Vuelta Ciclista a España tenía previsto pasar pocos días después por esa misma calle, dirección a Madrid.

Mi misión era clara. Derriba y carga todo lo que haya en la superficie de la calle, y luego excava ( rebaja ) tantos metros de calle entre dos estacas de madera señalizadoras. Así derribé y cargué a camiones farolas, bancos, árboles, papeleras y todo aquello que dejaron en esa calle. Y excavando, me habían dicho que rompería todo tipo de desagües antiguos y alcantarillas viejas de hormigón. Pero... quedaba una gran sorpresa por descubrir. 

Dos días después de comenzar la obra, el cazo de mi máquina topó por un trozo de hormigón. Teniendo en cuenta que en dos días, había arrancado varios desagües antiguos de hormigón, supuse que era otro más. Mi sorpresa al romper el hormigón, al ver salir de el cable y más cables de todos los colores, tamaños y formas. Aviso al encargado y los vecinos que comienzan a salir a la calle. Había alcanzado la línea de teléfono y fibra óptica de la localidad y varias colindantes, que, ironías de las obras, estaba señalizada con otra estaca ¡¡ dos metros por fuera de mi zona de excavación !! La avería duró unos dos días y fue magistralmente reparada por un señor mayor que aguantó incluso un tremendo aguacero bajo un trozo de plástico, mientras unía y reparaba el solo cable por cable. Pido públicamente perdón por aquellas molestias ; )

Otro día os contaré cosas que me sucedieron en una obra muy peculiar que hice hace varios años en Lorca ( Murcia ). Cosas que se encontraron y que yo encontré, y otras anécdotas. Desde aquí aprovecho para mandar un enorme abrazo a todos los que sufrieron ese desdichado terremoto en Lorca. No se os olvida.


Nos leemos,



POL


1 comentario:

Gemma PM dijo...

Por mi bien espero que no vengas a excavar a mi zona que como me quede sin internet me subo a la excavadora y te agarro de .... pues eso, un relato muy bueno aunque yo también me quedo con la duda de qué serían los huesos.
Aunque lo de la fibra óptica... vaya tela! Espero que nos sigas relatando mas historietas. Saludos.